Préstamos sin aval

¿Qué es un aval y cuál es su función en los créditos personales?

Un aval es una garantía adicional que solicitan muchas veces las entidades financieras. Se trata de un bien, ya sea mueble o inmueble, que podría quedarse el banco en caso de impago del crédito solicitado. En realidad, se trata de una garantía redundante, ya que, cuando solicitamos un préstamo, muchas veces presentamos la nómina que garantiza que podremos devolverlo.

El aval puede ser propiedad del solicitante del préstamo o de un familiar o un amigo. En ese caso, se conoce a esa tercera persona como «avalista». No se ha de olvidar nunca que, en caso de impago, se puede ejecutar el aval como primera medida. Durante la última crisis hipotecaria, el problema del aval ha dado lugar a numerosas sorpresas muy desagradables entre los avalistas. En el fondo, además, el aval es absolutamente redundante, ya que el préstamo también está gravado con intereses. Sin embargo, en los préstamos sin aval, la garantía personal se considera suficiente, y se confía en el usuario para que cumpla su parte del contrato firmado al concederle el préstamo.

¿Qué tipo de créditos sin aval se pueden conseguir online?

préstamos sin avalLos fundamentos de los préstamos sin aval los podemos encontrar en los préstamos rápidos sin aval entre particulares. En estos casos, lo que sucede es que se establece un acuerdo entre personas adultas, por el cual una persona presta dinero a otra sin más intervinientes. Es un acuerdo libre, en el que muchas veces también existe la figura del intermediario, que es la persona que pone en contacto al solicitante y al prestatario.

En el mundo actual que se convierte cada vez más en un mundo virtual, en el que se minimizan los gastos gracias a las menores necesidades de personal y oficinas físicas, esta financiación es posible a un interés atractivo. Las empresas de financiación online disponen de buenas ofertas en las que no se necesita de ningún tipo de aval o, en todo caso y dependiendo de las cantidades, únicamente se solicita disponer de un sueldo o pensión si la cantidad es mayor. En caso de que el solicitante sea un trabajador por cuenta propia, para solicitar créditos sin aval será suficiente con presentar la declaración de la renta del año fiscal anterior.

¿Cuándo es interesante acudir a un crédito sin aval?

Los préstamos sin aval son una solución ampliamente utilizada hoy en día en todas las entidades de financiación por Internet. Los motivos son numerosos, aunque solo nos detendremos en los más importantes:

  • Los préstamos sin aval no hacen necesario poseer ningún bien, siendo normalmente suficiente la garantía personal y la nómina o pensión. Parece lógico no solicitar aval, puesto que se trata de un crédito personal. Son ideales para adquirir el primer vehículo de segunda mano en el caso de los jóvenes, por ejemplo, y comenzar su vida independiente.
  • Cuando no se desea implicar en el préstamo a ningún avalista. La experiencia de estos años de atrás ha educado financieramente a los ciudadanos, y ha hecho que sean más prudentes a la hora de implicar a una tercera persona en sus finanzas.
  • Cuando las cantidades que se solicitan son reducidas. En este caso, en los préstamos sin aval ambas partes asumen una parte del contrato como adultos: el prestamista asume una cierta cantidad de riesgo, minimizada por el conocimiento de unos ingresos, y el prestatario asume que pagará intereses algo mayores precisamente por el riesgo que corre el prestamista.

¿Qué condiciones son necesarias normalmente para acceder a los préstamos sin aval?

Normalmente, para acceder a un crédito sin aval en una de las financieras que opera por Internet solo es necesario presentar un documento identificativo, un número de cuenta y justificar los ingresos.
Este puno, el de la justificación de ingresos es el que más ha cambiado en los últimos tiempos. Cada vez menos personas cuentan con una nómina tradicional. Sion embargo, es posible que dispongas de ingresos recurrentes que te permitan contratar un préstamo sin aval.

Actualmente, se admiten como fuente de ingresos, además de la nómina, el justificante de haber sido adjudicado una beca, la pensión, las rentas mensuales de algún inmueble o la declaración de la renta del año fiscal anterior, en caso de ser autónomo. Normalmente lo único que se solicita es un justificante de algún tipo de que se está capacitado para devolver el crédito, lo mismo que se solicita en los préstamos rápidos sin aval entre particulares.

Estas condiciones nos proporcionarán un crédito de hasta cierta cantidad, dependiendo de la entidad. Hay que comprender que, para cantidades elevadas, siempre se solicitará algún tipo de aval, ya que el riesgo para la financiera también es mucho mayor.

¿Por qué son mejores los préstamos sin aval que los créditos que exigen aval?

Al igual que en los préstamos rápidos sin aval entre particulares, en todos los créditos que no exigen aval estamos firmando un acuerdo entre dos partes en el que cada uno asume una parte del negocio: el riesgo y el cobro de intereses. Las ventajas de este tipo de préstamos son, por tanto, numerosas:

  • Se pueden realizar por Internet de principio a fin, sin necesidad de acudir a ninguna oficina física. Esto, para muchas personas que no se sienten cómodas en un cara a cara, es muy importante.
  • Nadie exige explicaciones sobre para qué queremos el dinero. De nuevo, se trata de un contrato entre adultos, un préstamo rápido sin aval entre particulares, en el que somos plenamente responsables de nuestras decisiones.
  • Los préstamos sin aval son infinitamente más rápidos que aquellos que exigen aval en las entidades financieras tradicionales. No se necesita papeleo, ni comprobar el aval, ni comprobar la solvencia del avalista, etc. De esta forma, la tramitación es mucho más rápida y tendremos el dinero en nuestra cuenta en cuestión de días o de horas, dependiendo de la cantidad.