Linea de crédito

¿Qué se conoce como “línea de crédito” y cómo se utiliza?

Llamamos línea de crédito al capital concedido por una entidad financiera a un particular o empresa, al que hay que sumar unas comisiones e intereses acordados con anterioridad entre las dos partes. Este tipo de producto posee unas características singulares que lo hacen diferente de otras formas de financiación.

linea de créditoPara la mayoría de empresarios y emprendedores, uno de los problemas más importantes es la escasez de liquidez momentánea. Realizar considerables proyectos, vender unos productos o prestar determinados servicios, no impide que, en un momento dado, se vean sin capacidad para afrontar eventuales gastos. La falta de fondos es un contratiempo que puede acabar con cualquier clase de negocio o proyecto en un momento dado.

La línea de crédito es una solución eficaz que han creado las entidades crediticias con el fin de proporcionar liquidez a las empresas y autónomos, de forma que puedan continuar con su actividad empresarial hasta que llegue la fecha del cobro de sus facturas.

Las empresas han de pagar las nóminas el primer día del mes y además tienen que llevar a cabo los pagos vencidos de las compras de material. Por su parte, los autónomos tienen que afrontar todos los meses el pago de las facturas mensuales de los servicios, y cada trimestre, el pago del IVA. Puede darse el caso de que en ese momento no tengan disponibilidad del dinero en efectivo necesario, ya que no han cobrado todavía algunas facturas pendientes. En estas situaciones necesitan disponer de una suma de dinero suficiente con la que poder afrontar los gastos necesarios sin comprometer negativamente la viabilidad del negocio. La capacidad de contar con fondos en efectivo es lo que aporta la línea de crédito: disponer de determinadas cuantías, por las que periódicamente se van pagando los correspondientes intereses, aunque sin necesidad de amortizar el capital durante el tiempo que esté vigente este tipo de financiación personal.

¿Por qué la línea de crédito puede ser más ventajosa que otro tipo de préstamos personales?

Uno de los casos más habituales de utilización de una línea de crédito por parte de los profesionales es la adquisición de materias primas, ya que se pueden beneficiar de buenas ofertas pagando en metálico. No contar con liquidez en el momento preciso, hace que a veces se desaprovechen oportunidades y haya que comprar a precios menos ventajosos.
Para estos préstamos, se estipula con el banco o financiera pone a disposición del solicitante un capital máximo que no podrá excederse, lo que le permitirá contar con efectivo cuando lo precise. La sociedad prestataria cobrará un determinado montante según el capital que tenga en la línea de crédito, así como un interés en función de las cuantías dispuestas durante el plazo de vigencia del crédito De esta forma, si se carece de liquidez o se restituye la cantidad utilizada cuando se tenga liquidez, el coste procedente de la línea de crédito será de poca cuantía, un precio asumible por disponer del capital que se necesite. Esta modalidad de a veces se prorroga y otras no. Al finalizar el plazo de vigencia el cliente tendrá que restituir las cantidades que haya utilizado, o bien no tendrá que devolver el capital ya que la entidad financiera renueva la línea crediticia (y sus debidos intereses).

¿Qué diferencia a la línea de crédito de otros préstamos? Ventajas e inconvenientes

que es una linea de créditoEn el caso del préstamo, el cliente recibe de parte de la entidad financiera una determinada suma de dinero que ha de devolver en un plazo anteriormente establecido con un cierto interés. La entidad otorga al solicitante el total de la cantidad acordada, la cual tendrá que ser devuelta en las condiciones y plazos firmados. En la línea de crédito, el propio cliente es el que decide cómo disponer del capital, (normalmente un empresario, autónomo, emprendedor, etc.,) según sus necesidades y únicamente abona los intereses por las cantidades dispuestas. Esto posibilita que se pueda disponer de liquidez, dependiendo de las necesidades.

La principal ventaja de una línea de crédito es su utilidad ya que permite contar con un dinero disponible en el momento que se necesite. La desventaja suelen ser los intereses, más elevados que en otros préstamos, y sobre todo, la posibilidad de endeudamiento si el dinero no se utiliza de forma responsable y bajo un estricto control y planificación.

Es algo normal que las líneas de crédito vayan renovándose de forma sucesiva siempre y cuando el titular continúe con su actividad empresarial en un nivel razonablemente rentable. Así, no habrá que amortizar el capital utilizado, y la cuantía de la disposición fluctuará según la liquidez que tenga la empresa. A veces, dependiendo de cómo vaya creciendo la empresa, las líneas de crédito se pueden renovar, ampliándose el límite con el fin de que sean suficientes para las nuevas necesidades de la empresa.

En otras situaciones, las entidades crediticias estudian la forma en que se realizan las disposiciones de capital, y las devoluciones, con el fin de analizar la posibilidad de renovar la línea crediticia. También se valorará la situación financiera en que se encuentra la empresa o el autónomo, y las probabilidades de crecimiento del sector y la empresa. Con todos estos datos se estudiará si se renueva o no la línea de crédito en las mismas condiciones o modificando las comisiones e intereses.

En resumen…

Como hemos podido comprobar, la línea de crédito funciona como una cuenta bancaria que la financiera facilita para el uso de cliente, pero con un coste, pues el capital disponible es, al fin y al cabo, propiedad del banco. Si el beneficiario contara con recursos propios no le haría falta recurrir a la cuenta. Esta solución financiera permite, en un momento dado, utilizar la cuenta para obtener la suma que se necesite a cambio de pagar una comisión por el montante utilizado, más unos intereses por el disfrute del préstamo.