Línea de crédito

Qué es y Cómo Solicitar una Línea de crédito

Quizás ya sepas que los bancos ofrecen préstamos, tarjetas de crédito, cuentas bancarias y más. Pero, ¿alguna vez has escuchado de las líneas de crédito? Este es un producto disponible en la mayoría de bancos comerciales del país, pero que pocas personas conocen.

Las líneas de crédito tienen ciertas características que las convierten en el producto perfecto para las personas y negocios con necesidades regulares de financiación. No dejes de leer para saber si este es el producto más adecuado para ti.

¿Qué es una línea de crédito?

línea de créditoLas líneas de crédito básicamente son contratos donde los bancos ofrecen un cupo de crédito a un cliente, quien puede solicitar préstamos cuando lo desee hasta el monto máximo autorizado. Una vez el cliente paga el préstamo, el cupo de su línea se libera y puede acceder a más financiación.

A diferencia de otros tipos de préstamos, los intereses de las líneas de crédito se empiezan a generar únicamente desde el momento en el que usas el cupo. Sin embargo, en ocasiones los bancos pueden cobrar costos de mantenimiento de la línea, por lo que puedes terminar pagando comisiones mensuales sin siquiera usar el servicio.

Otra característica importante de las líneas de crédito es que no requieren de comprobaciones cada vez que usas su cupo. Si solicitaras préstamos individuales, el banco comprobaría en cada ocasión tu capacidad de pago y score crediticio. Por otro lado, con las líneas de crédito el proceso se realiza una sola vez, y no tienes que repetirlo a menos que pienses en aumentar el cupo máximo autorizado.

Como puedes ver, la definición de línea de crédito recuerda a la de las tarjetas de crédito, y de hecho son sinónimos. Las tarjetas de crédito son una clase de línea de crédito que va dirigida principalmente a los consumidores.

Tipos de línea de crédito

Los bancos pueden ofrecer diferentes clases de línea de crédito, dependiendo de tus necesidades financieras. Conoce las opciones más comunes y determina la mejor para tu caso.

  • Tarjetas de crédito

Es el tipo de línea de crédito más común de todas. Las tarjetas de crédito van dirigidas principalmente a las personas naturales y tienen como propósito financiar grandes compras. Existen varias clases de tarjetas, cada una con sus correspondientes cupos máximos, tasas de interés y plazos que vienen determinados por la capacidad de pago del cliente.

Una particularidad de las tarjetas de crédito es que los bancos siempre cobran costos de mantenimiento, ya sea de forma mensual o trimestral. Otros tipos de línea de crédito no siempre generan estas comisiones.

  • Empresariales

Esta línea de crédito va dirigida a las empresas que tienen ingresos irregulares a lo largo del año. Al igual que las tarjetas de crédito, el cupo máximo, tasa de interés y plazos varían según la compañía, y dependen principalmente de la situación que reflejen los estados financieros.

A pesar de que los bancos usualmente ofrecen estas líneas a las empresas, en ocasiones pueden otorgarlas a profesionales independientes con ingresos variables.

  • Con garantía

Por lo general, los bancos aceptan diferentes clases de garantía para sus líneas de crédito empresariales, tales como bienes raíces, vehículos o codeudores. La gran ventaja de las garantías es que es posible acceder a mejores tasas de interés, plazos y cupos de crédito.

Las líneas con garantías son más adecuadas para las empresas o personas con grandes capitales, ya que pueden permitirse entregar un activo como aval para conseguir mejores condiciones en sus préstamos.

  • Sin límites

Por último, existe un tipo de línea de crédito que está por fuera del alcance de la mayoría de la población. Se tratan de las líneas sin límites, las cuales son otorgadas únicamente a los clientes más fieles y de mayores recursos.

Algunos beneficios de estas tarjetas son viajes gratis en avión privado, descuentos en hoteles de cinco estrellas, acceso a salas VIP en aeropuertos y más. Por supuesto, sus costos de mantenimiento son bastante elevados.

Para qué sirve una línea de crédito

línea de créditoLas líneas de crédito resultan especialmente útiles para las empresas y personas con ingresos variables, ya que les ayudan a estabilizar sus finanzas. Por ejemplo, un profesional independiente con esta clase de línea puede solicitar préstamos para cubrir sus necesidades financieras cuando atraviese por un mes con ingresos bajos. La excepción a esta regla son las tarjetas de crédito, las cuales sirven principalmente para financiar compras importantes (como electrodomésticos, viajes, etc.).

A pesar de que las líneas de crédito son de libre destinación (no tienes que explicarle al banco para qué usarás el dinero), no es buena idea usarlas para comprar bienes raíces o vehículos. Los bancos ofrecen préstamos especiales para comprar casas o automóviles, los cuales tienen mejores tasas de interés y plazos más extensos que los ofrecidos por las líneas de crédito.

Dónde solicitar una línea de crédito

Puedes solicitar una línea en cualquiera de los bancos más importantes de República Dominicana. Los requisitos para cada línea dependen del producto al que quieras acceder, la garantía que ofrezcas, tu score crediticio y capacidad de pago.

Algunos de los bancos que ofrecen líneas de crédito son:

  • Banco Popular

Línea de crédito PYME: se trata de una línea de crédito con plazos de hasta 1 año, débito automático y la posibilidad de ofrecer una garantía. El monto mínimo de financiación es de RD $50000.
Línea de reservas: este producto va dirigido a los propietarios de PYME, y tiene como función principal cubrir necesidades financieras temporales. El plazo también es de 1 año.

  • Scotiabank

Línea de adelanto: es una línea diseñada especialmente para cubrir necesidades de dinero puntuales y temporales.

Línea de capital de trabajo: esta línea es más adecuada para las empresas que trabajan principalmente en procesos de fabricación y producción.

  • Banco BDI

Línea de crédito: Banco BDI cuenta con una línea de crédito para las empresas que se encuentran en sus fases iniciales o no tienen un flujo de efectivo constante.